Sobre La Vecina

Misión y Objetivos

Nuestra misión:
Proporcionando una educación de calidad, Fundación La Vecina da a los niños en el distrito de La Boquilla, en Cartagena la oportunidad de un mejor futuro. Combinando la educación con apoyo psicológico, así como con las actividades sociales y recreativas y eventos para toda la comunidad, Fundación La Vecina está muy comprometida con el desarrollo de los niños y quiere darles un ambiente seguro en el que puedan vivir y aprender.

Nuestros objetivos:

1. Apoyar y ayudar a los niños de escasos recursos, en Cartagena, ofreciéndoles un programa educativo con sus respectivos planes y currículos, encaminados a crear un ciudadano: “capaz de defender sus derechos, reconocer sus deberes, respetar y tolerar a los demás miembros de su comunidad, participativo y crítico, dispuesto a recibir y dar conocimientos y capaz de aplicarlos en su desempeño como futuro líder social.”
2. Desarrollar proyectos en este sector, que permitan reforzar el desarrollo intelectual, físico psicológico y social, optimizando así el bienestar de los niños, niñas, jóvenes y comunidad.
3. Crear conciencia social, generar el interés y apoyo de otras instituciones y la comunidad en general frente a la problemática de los niños en condiciones marginales de Cartagena.

Con estos objetivos y todos los proyectos que hemos iniciado, queremos ayudar y animar a todos los niños que se gradúan de la escuela primaria a:
– Ser autónomos, capaces de asimilar responsabilidades y tener conciencia de las consecuencias de sus actos,
– Promover los valores como el respeto, la tolerancia y la cooperación, entre otros, que son esenciales para la convivencia social y que tanto necesita su comunidad,
– Favorecer el mejoramiento de su entorno, y colaborador en todas las gestiones para el mejoramiento de su comunidad,
– Ser voceros en la lucha y defensa de los derechos humanos.

Los Fundadores

Nathalie Rietman, originalmente de los Países Bajos, llega a Colombia por sus estudios de Desarrollo Internacional y Protección del medio ambiente y queda conmovida por las condiciones de extrema pobreza que viven las personas en ciertas zonas de la ciudad, en especial la Boquilla. Esto motiva su espíritu de ayuda y presenta una propuesta a Holanda su país natal que es la creación de una escuela en donde los niños y niñas reciban una educación integral acompañada de un refuerzo nutricional y atención sicológica y comunitaria a sus familias y el resto de dicha comunidad. La Fundación La Vecina en los Países Bajos nació en 2005 y un ano después inició sus operaciones en Colombia. Nathalie vive en Cartagena desde 2006.

Gerard de Haas, también Holandés, ha tenido la ambición de apoyar a los niños que viven en condicione marginales desde joven. Hizo un estudio en pedagógica y trabajó durante un tiempo con la Poliía Nacional en Holanda. Además viajó varias veces a países Latinoamericanos para trabajar como voluntario con projectos para niños. En 2006 fundó junto con Nathalie Rietman la Fundación La Vecina, y vino a vivir en Cartagena. Desde 2013 apoya a La Fundación de manera voluntario.

La Vecina en los Países Bajos

El propósito de la Fundación La Vecina en los Países Bajos de es recaudar fondos para los proyectos que se realizan en Colombia. Es una organización sin ánimo de lucro que ayuda a la población marginada en Cartagena, y funciona únicamente en forma voluntaria. Los miembros de la junta directiva no reciben compensación.

Junta Directoria Paises Bajos:
Pauline Fuhri Snethlage (Presidente)
Caroline Bouman (Tesoría)

La Vecina en Colombia

El Centro Educativo abrió sus puertas en 2007 con un edificio en el distrito de Marlinda, en la Boquilla, con 15 niños quienes no se encontraban escolarizados en el momento. Desde entonces, La Vecina se ha mudado a una nueva casa, más grande y en mejores condiciones, y actualmente unos 120 niños vienen diariamente a la fundación. La importancia de la palabra “La Vecina” es bastante simple. Nathalie quiere que la fundación sea para estos niños una vecina a quien siempre pueden ir, alguien que les ayuda si los demás son incapaces.

La Vecina se centra en la alta calidad y, a través de programas especiales, ofrece un apoyo intensivo para que los niños que viven en condiciones marginales tengan la oportunidad de un mejor futuro. La educación es de crucial importancia y La Vecina también acentúa la nutrición, la consulta médica y psicológica, y actividades recreativas.

Circunstancias difíciles
El corregimiento de La Boquilla es uno de los sectores más necesitados de esta región; está ubicado en una zona de difícil acceso y de alto riesgo de inundaciones, limita por todos los lados con masas de agua que en temporada invernal suben sus niveles e inundan el barrio. El panorama empeora por la falta de servicios óptimos como el gas natural, alcantarillado, agua potable, o energía eléctrica.

Las viviendas son construidas en madera de forma rudimentaria, pequeñas y en muchos casos a la orilla de caños o charcos que hay en el lugar, en su mayoría se presenta el hacinamiento, en las casas conviven hasta tres familias, conformadas por tres o cuatro personas cada una. La manera de sobrevivir de estas personas es basada en actividades informales, la pesca principalmente, ventas ambulantes, meseros, albañiles, servicios generales en casas de otros barrios, entre otras.

En el plano educativo, se observa la deserción escolar por parte de niños, niñas y jóvenes, en otros casos la total inasistencia de ellos al colegio, ya sea por falta de cupos, negligencia de los padres, por no contar con la documentación o por escasos recursos económicos; Y los que asisten tienen un nivel bajo de rendimiento académico o debido a sus problemas de conducta le generan dificultades especificas de aprendizaje. Todo lo anterior describe un poco las necesidades comunes en los habitantes del sector lo cual se refleja en el diario escolar e influye en el proceso de aprendizaje.

El equipo Colombiano
Nathalie Rietman es la directora de la Fundación La Vecina. Con un equipo fijo de 15 empleados maneja todos los projectos.

La Vecina cuenta con 4 maestras, 3 señoras responsables para la cocina y tareas domésticas, una secretaria, un contador y personal de seguridad. Además, damos regularmente la bienvenida a voluntarios nacionales y extranjeros para ayudarnos con varios proyectos.